EL ASEDIO DEL TABANO. IGY

“Toda realidad está compuesta por los dos extremos opuestos, contrarios, más la apreciación de nuestra percepción          (nuestra fe, creencia, opinión) acerca de ello.                                     Es esta tercera instancia la que nos libera de la prisión del pensamiento.”Filosofia en la penitenciariaAsí me encontré caminando siempre desde un origen a un destino (he aquí otra vez la dualidad) desde un comienzo a un fin, de una realidad a otra.

Así hasta que una de las veces el tábano comenzó a tratar de posarse en mi hombro, como una molestia lenta e indigente, aparentemente dócil.

No sin molestarme traté de espantarlo, pero ocupado en el tiempo que restaba para llegar a destino, en un descuido dolorosamente bello, logró clavar su aguijón.

Exasperado por el descuido debí descansar al costado del camino.

En medio del sopor de la tarde tuve un entresueño, algo que no se conectaba, ni con lo dejado atrás de ese camino, ni con lo que vendría.

en el camino

Allí mismo supe como una revelación, que había una tercera instancia. Y aparecieron ellos los sueños, los anhelos, los deseos. Encarnados en ideas no hicieron más que explotar. (En el fondo creo que fue el tábano quien los despertó)

Si, los he visto sonreír, concientes de mi y ahora eran ellos quienes se liberaban de mi y no yo de ellos.

Traté de juntarlos pero se escurrían como babas entre mis dedos y se recomponían.Luego pensé en asociarme a ellos pero dijeron que no hay comunión entre partes diferentes.

Traté de sobornarlos, a lo que respondieron que los deseos no se alimentan, que de ser alimentados perderían entidad.

Uno de ellos, el más escurridizo de todos, aparecía sin aviso y al tiempo se esfumaba.                                                                      IGY

el asedio

Anuncios

One Comment

Add yours →

  1. Si me dejo llevar por la fotos, podría concluir que lo del tábano le condujo a un estado alterado de conciencia (y hay que ver, la idea no resulta tan peregrina si se piensa en el veneno alucinógeno del sapo de Tasmania). Si me dejo llevar por el texto, es que el Igy es, con toda justicia, un filósofo urbano. ¿O campero?
    En cualquier caso, tanto unos como otros, muy buenos (menos el tábano, que una vez me picó uno en la entrepierna y duele más que le dentista).
    Baccio and abraccio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: